A pocos días de haberse iniciado el Juicio a las Juntas, los rumores de inquietud en las Fuerzas Armadas y conspiraciones golpistas están a la orden del día. Como respuesta, el gobierno nacional realiza una amplia convocatoria a Plaza de Mayo con el propósito de dar a conocer un documento En Defensa De La Democracia suscripto por 15 partidos políticos. Este registro contiene la transmisión de la Cadena nacional, con sus momentos previos y posteriores, en donde, luego de la lectura oficial del documento, el presidente Raúl Alfonsín se dirige a los congregados desde el balcón de la Casa Rosada. Ante una plaza colmada de cánticos, pancartas y banderas de diferentes partidos, el primer mandatario realiza un balance de los primeros años de su gestión en materia de fortalecimiento de la democracia. Seguidamente, en un inesperado giro de su alocución, Alfonsín hace referencia a una “economía desquiciada y un Estado desbastado” como herencia recibida por su gobierno. Envuelto en el silencio de la mayoría y la silbatina de una parte de la concurrencia, el presidente llama al “esfuerzo de todos” para transitar “una economía de guerra”, argumentando sin eufemismos la necesidad de un ajuste en el Estado y la privatización de “todo lo que haya que privatizar” en vistas del orden económico y el crecimiento. Lenta pero perceptiblemente, el paneo sobre la plaza comienza a barrer con menor frecuencia el sector de donde proviene la desaprobación. Finalmente, durante la desconcentración del acto, diferentes funcionarios entrevistados caracterizan estas medidas como el “sinceramiento” requerido para la convocatoria del “capital privado, nacional y extranjero”.


Fuente:
Fondo:
Categorías: ,
Etiquetas: , , , , , , , , , ,